a algunos no les importamos, y por lo general sacamos a esas personas del agua [ROZMOWA]

La mitad de las vacaciones han quedado atrás. Muchos decidieron pasarlas junto al agua. Hay mucha gente que descansa imprudentemente, los medios informan sobre cada vez más ahogamientos. ¿Qué reglas debemos seguir para evitar que esto suceda? Julia Podolak, socorrista del Servicio Voluntario de Salvamento Acuático, le contó a Karolina Binek sobre unas vacaciones responsables junto al agua.

Karolina Binek (miscyjne.pl): ¿Es difícil convertirse en una salvadora de WOPR?

Julia Podolak: – Para convertirnos en rescatistas de WOPR, necesitamos tres papeles. El primero es el propio curso de socorrista. Es el que dura más tiempo de todos estos entrenamientos. El mío duraba unos dos meses y era los fines de semana. Pero hicimos mucho material. También debe haber completado un curso calificado de primeros auxilios para ser un socorrista regular. Para ella, es necesario convertirse en adulto. Ni siquiera estoy pensando en un paramédico porque eso requiere estudios. Otro derecho es una licencia útil en salvamento acuático, por ejemplo, licencia de timonel de lancha a motor, buzo, licencia de navegación, etc.

>>> Socorrista WOPR: mejor ir a la piscina con la familia que a una piscina sin vigilancia

¿Cuál es el curso más largo, es decir, para un socorrista?

– La primera parte del curso de socorrista es la parte teórica. Practica más tarde. Hay diferentes ejercicios en el agua, tirando de personas con diferentes equipos, dardos en una cuerda, pelotas, anguilas. Pero también tuvimos ejercicios de primeros auxilios en la orilla. El curso tiene una duración de 60 horas, porque se trata de la vida humana y vale la pena conocer todas las técnicas de tracción. La formación finaliza con un examen posterior. Consta de varias partes. Una es nadar 400 metros en menos de 8 minutos y 50 metros usando el método de rescate en menos de 55 segundos. Disponemos de un paseo en barco que se puede ver bañándose. En este caso, también hay un tiempo determinado. También tienes que nadar 25 metros bajo el agua y recoger dos objetos. También hay una acción falsa: tenemos una persona ahogada en el agua y tenemos que sacarla y llevarla a la orilla.

¿Por qué decidiste convertirte en salvavidas de WOPR? ¿Es algo con lo que siempre has soñado?

– La pasión por el rescate comenzó con el hecho de que mi papá es bombero, también fue juez en el campeonato de primeros auxilios. Cuando miré las fotos de estos eventos, pensé que también quería hacer eso. Hace cuatro años decidí abordar este tema. Comenzó con una asociación de rescate. Allí me enseñaron todo lo básico. Primero, el conocimiento básico que espero que todo ciudadano ya tenga, que es la reanimación cardiopulmonar. Posteriormente también hubo capacitaciones, maniobras de rescate, profilaxis y seguros. Y durante las maniobras de rescate conocí a muchos rescatistas que me animaron a asistir al curso. Hace dos años tuve mi primera temporada como socorrista. En ese momento no ganaba porque tenía menos de 18 años. Yo estaba en la piscina interior. Allí conocí gente muy agradable con la que pasé un total de dos meses. El año pasado tuve mi primera temporada en el mar, de la que guardo un grato recuerdo. Aprendí muchas cosas nuevas, porque trabajar en el mar y en una playa del interior son dos cuentos de hadas completamente diferentes. Y así resultó que quiero desarrollarme más en direcciones como el rescate ordinario, el rescate acuático, los bomberos, tal vez algún día pueda ocuparme del rescate a gran altura.

foto ilustrativa, foto: PAP / Adam Warżawa

¿Qué es el día del socorrista WOPR? ¿Hay elementos permanentes en él?

– Antes de las nueve nos reunimos todos en la base para una sesión informativa. Luego tomamos nuestro equipo y nos vamos a la playa. Allí tenemos que colocar boyas en el agua para que haya una zona designada para nadar. Luego montamos nuestro stand, pantallas, para que la gente no se meta debajo de la torre. Y empezamos a vigilar a la gente, hacemos patrullas, por ejemplo, en playas sin vigilancia. Porque los que a menudo se relajan junto al agua no prestan atención y van a una playa sin vigilancia, donde les sucederá algo peligroso. A veces nadamos, hacemos ejercicios en el agua, simulamos acciones. Así que no se trata simplemente de estar tirado todo el día sin hacer nada, como mucha gente piensa. Incluso cuando hace mal tiempo, hacemos ejercicio, porque la actividad física es muy importante en nuestro caso. Al final de la jornada laboral, recogemos la posición, retiramos las boyas y volvemos a la base.

>>> Paramédico: cuando hace calor, algunas personas apagan el pensamiento y encienden la inmortalidad

¿A menudo sucede que le prestas atención a alguien y la gente discute contigo y no escucha tus consejos?

– Sí, por ejemplo, hoy mi amigo hizo un patrullaje en una playa sin vigilancia, porque teníamos bandera roja, olas grandes, corrientes inversas. Un anciano con sus nietos entró al agua. Su amigo le pidió cortésmente que se fuera. El Señor, sin embargo, lo insultó, se rió de él, dijo que no tenemos derecho a echarlo del agua. Dijo que dejó nadar a estos niños y que los socorristas no tenían nada que decir. Algunas personas realmente no se preocupan por nosotros, no les importa nuestra opinión, son los más inteligentes y, por lo general, sacamos a estas personas del agua porque actúan como si estuvieran locas.

Las vacaciones están en marcha. Quizá recordemos las reglas más importantes a seguir cuando se relaja junto al agua.

– En primer lugar, recuerde que no debe beber alcohol en agua, porque tales situaciones ocurren con mayor frecuencia. Pero también existe la regla de no salir en las boyas amarillas, lo que la gente hace regularmente. Con boyas amarillas, pueden tener hasta 4 metros de profundidad. Es realmente mucho. Tampoco etiquetamos esta zona de baño como queremos, pero hay varias leyes que describen exactamente cómo debe verse la zona de baño y nos adherimos a ella para evitar acciones innecesarias en el agua. Y cuando tengamos algunas ruedas, colchonetas, etc., no debemos nadar detrás de las boyas rojas. Hay una zona de boyas rojas designada para los que no saben nadar. Y esta gente está entre los que están en diferentes botes, entonces no vamos a las boyas rojas. Pero en cuanto a las reglas que debemos seguir cuando no estamos en el agua, sino en la playa, hidratémonos porque hace calor, el sol brilla, es fácil deshidratarse. También es importante usar bloqueador solar para no morirnos los próximos tres días, porque todo va a ser un infierno. Y usamos sombreros, no nos olvidemos de los sombreros.

>>> ¿Vas al mar con tus hijos? Hay algunas cosas a tener en cuenta durante el clima cálido

Entonces, para resumir, sobre todo, vale la pena seguir las reglas establecidas, porque gracias a esto puedes evitar muchos accidentes.

– Definitivamente sí. También sobreestimamos a menudo nuestras habilidades. Casi todos los días vemos personas que nadan demasiado lejos y no son muy buenos nadadores. Lo mismo ocurre con el alcohol. Aquí, sin embargo, sobrestimamos sobre todo nuestras habilidades, pero más bien nuestras capacidades. Sin embargo, los accidentes que involucran a los niños también ocurren a menudo, porque los padres se acuestan en la playa y no les prestan atención en absoluto. Recientemente, por ejemplo, una niña pequeña vino a nosotros llorando y dijo que no tenía idea de dónde estaban sus padres. Pero, afortunadamente, este niño sabía su número de teléfono y rápidamente lo ayudamos. Sin embargo, no todo el mundo tiene tanta suerte como esta chica. Así que seamos conscientes, prudentes y cuidadosos. Porque tenemos una sola vida.

¿Has leído Apóyanos!

También trabajamos gracias a tu ayuda. ¡Apoye la actividad de evangelización de nuestra redacción!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*