Un joven disparó en el cuello a un empleado después de servir papas fritas “muy frías” a su madre

Todos los días en la ciudad estadounidense de Nueva York se producen numerosos incidentes, incluidos tiroteos. En este último caso, Michael Morgan, un joven de 20 años, disparó y mató a un empleado de una cadena de comida rápida tres años mayor que él. Según la policía local, el episodio ocurrió la noche del lunes y la víctima se encuentra en estado crítico.

El incidente comenzó como una discusión entre una mujer de 40 años y la víctima en la ubicación de McDonald’s en 1531 Fulton St. en Bedford-Stuyvesant. Su madre acusó al joven de darle papas fritas “muy frías” y luego decírselo a su hijo Morgan a través de una videollamada.

El trágico episodio ocurrió en un restaurante de comida rápida ubicado en 1531 Fulton St. en Bedford-Stuyvesant

Unos minutos más tarde, el joven ingresó al restaurante y tuvo una discusión con un empleado antes de que ambos se fueran, informa el New York Post. Luego, Morgan sacó una pistola de su bolsillo y disparó al trabajador en el cuello, que quedó tirado en el suelo con pocos signos vitales.

Luego de eso, testigos que estaban presentes en el lugar acudieron en su ayuda, incluso un hombre se quitó la camisa y trató de detener la hemorragia. “Yo estaba temblando. Su pecho estaba agitado. Todavía respiraba cuando lo subieron a la camilla”, reconstruyó uno de los presentes.

Los uniformados no tardaron en llegar al lugar y arrestar al agresor. La policía de Nueva York confirmó que ha sido arrestado varias veces. Además de intento de asesinato, el joven de 20 años también fue declarado culpable de posesión de un arma.

Incluso con lo sucedido, el número de víctimas de tiroteos en Nueva York cayó casi un 9 por ciento respecto al año pasado, de 1051 a 988, según estadísticas del departamento de policía.

Una historia de hace unas semanas.

A fines de junio, un hombre se quejó de que su sándwich tenía demasiada mayonesa y abrió fuego dentro de un local de Subway en Atlanta, EE. UU., matando a un empleado e hiriendo a otros. Según el informe policial, el sujeto discutió con dos trabajadores antes de dispararles.

“Esta fue una situación muy trágica que no tenía por qué suceder”, dijo el subjefe de policía Charles Hampton Jr. a varios medios estadounidenses en ese momento. La mujer que murió por una herida de bala tenía 26 años y fue identificada por los forenses como Brittany Macon.

“Incluso un menor vio un momento en el que una persona sostenía un arma y le disparaba a un empleado”, dijo Hampton, quejándose del trauma que “podría causarle al niño”. Momentos después de que sucediera, el presunto atacante, de 36 años, fue detenido.

Por ello, la cadena de comida rápida emitió un comunicado lamentando lo sucedido: “Nuestro más sentido pésame a las familias y amigos de los agredidos en este acto de violencia sin sentido. Estamos mostrando preocupación por los miembros de nuestro equipo en este momento”.

Este hecho se dio en el contexto del debate sobre la tenencia de armas en Estados Unidos, debate que ha vuelto a estar en boca de los ciudadanos tras el tiroteo en la escuela de Uvalde, Texas, en el que murieron 21 personas en mayo de este año. , entre los cuales había 19 niños.

Leave a Reply

Your email address will not be published.